SUPRA 1017 FM

Somos una emisora, cuya finalidad es llevar buena musica y informacion de los últimos acontecimientos acaecidos a nivel internacional.

«Tengo que seguir al hombre de la capucha»: un niño de 10 años se lanza desde el 11.º piso cumpliendo los desafíos de un ‘juego’ de Internet.

El menor dejó una nota a sus padres antes de cumplir un desafío mortal de un macabro juego de la web.

El suicidio de un niño italiano de 10 años ha conmocionado a Italia este 30 de septiembre. El menor se subió a la barandilla del balcón y se lanzó desde un 11.º piso, tras haber dejado sobre la mesilla un mensaje para sus padres: «Mamá, papá os quiero pero tengo que seguir al hombre de la capucha», informa Corriere della Sera.

Entre las principales hipótesis de la Policía, que ya ha realizado las primeras inspecciones, está la instigación al suicidio. Se cree que el niño podría haber caído en la trampa de un juego en línea llamado ‘Jonathan Galindo’, basado en desafíos cada vez más peligrosos, muy parecido a ‘Ballena azul’ (Blue whale), ‘reto’ originado en 2016 que animó a los jóvenes a realizar pruebas en las que tenían que autolesionarse y que culminaban con el suicidio.

‘Jonathan Galindo’ es un un hombre con capucha negra que se parece al personaje de Disney, Goofy, y que solicita amistad en distintas redes sociales (Facebook, Instagram, Tik Tok, Twitter), eligiendo casi siempre usuarios muy jóvenes. Si le siguen, les ofrece un ‘juego’ formado por pequeños pasos con dificultad creciente, lo que podría haber llevado al niño a tirarse al vacío, porque esa fue la decisión «del hombre de la capucha». El fenómeno nació en Estados Unidos, luego pasó por España, Alemania y ahora Italia.

La Fiscalía de Menores del país transalpino ha abierto una investigación por los posibles vínculos entre el suicidio y el ‘juego’. Para ello han decomisado el móvil del niño y la consola con conexión a Internet. También fueron escuchados los testimonios de los padres y la hermana del joven.

La familia caracteriza al adolescente como un niño feliz y sereno, salvo los últimos dos días, en los que se observaba cierta inquietud en la conducta del menor, pero que no había provocado una preocupación especial de los familiares, agrega Corriere Della Sera.

Spread the love